El panettone no es sólo para Navidad

El fin de la Navidad no es sinónimo de que todos los dulces vinculados a esta época del año se acaben. ¡Menudo disgusto para una dulcívora despedirse de las vacaciones a la vez que de mis postres favoritos!

Afortunadamente, el panettone sigue. Y es una delicia que nunca me cansaría de comer. Cada vez que lo pruebo me transporta a los desayunos en casa de mis padres con un café calentito. En Pastelería Ascaso siguen teniendo disponibles en sus establecimientos físicos de Huesca, Zaragoza y Madrid y en su pastelería online panettones en tres sabores diferenciados, para hacer las delicias de aficionados a este dulce como yo.

El nivel de digestibilidad de los panettones elaborados en el obrador oscense es excepcional, por lo que es el postre perfecto para comerlo después de los días navideños de excesos. Los ingredientes seleccionados por Ascaso son de primera calidad, cien por cien naturales, sin colorantes ni conservantes, y están trabajados con todo el cuidado artesanal. ¿Os cuento el gran secreto de este dulce? ¡Su masa madre! Tiene más de 60 años y procede del obrador italiano de Rolando Morandin, maestro pastelero conocido como el “Papa del panettone”.

Tengo un año por delante para seguir compartiéndolo… ¿con quién os tomaríais cada panettone de Ascaso? Yo lo tengo claro.

Clásico: en familia

Si hay algo que no me gusta de que se acabe la Navidad es pasar menos tiempo con mi familia. Un panettone clásico es una buena excusa para juntarnos de nuevo a merendar. No puede faltar porque es el favorito de mis padres y mi abuela, aficionados a sabores tradicionales como los de este panettone: pasas de corinto, naranja confitada y glasa con almendra

Chocolate y naranja: con las amigas de siempre

Las amigas del colegio nos hemos visto crecer desde que saltábamos juntas a la comba en el patio. El trabajo, las familias y otras ocupaciones hacen que nos veamos menos de lo que nos gustaría, pero siempre es buen momento para sentarnos juntas y compartir. Para nuestra próxima quedada tengo claro que llevaré el panettone de chocolate y naranja, una combinación perfecta que mezcla la naranja confitada con un baño de gianduja.

Limón-maracuyá: en pareja

No hace falta que sea el día de Reyes para regalar. Si tienes ganas de innovar y sorprender con un detalle especial, el panettone limón-maracuyá es el tuyo, porque además se puede compartir. Es fresco e innovador, con limón y cobertura de chocolate de maracuyá de Valrhona. Puede merecer la pena poner el despertador un poco antes para empezar el día preparando dos cafés y mucho panettone.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+